Sabemos que esta difícil conseguir trabajo, y mantenerlo peor…. No es de extrañarse el ver personas trabajando en lo que no les gusta.

Pero no se debe perder la esperanza, hay que ponerle huevos.

Les traigo una historia muy tierna, Chloe Bridgewater, una niña de siete años que vive en Hereford, Inglaterra; y quien después de ser atropellada encontró alivio al maravillarse con la tecnología de un Kindle.

Se fascino tanto, que la joven comenzó a investigar en donde se hacen este tipo de aparatos, encontrándose con que las oficinas de Google, es un lugar muy cómodo y colorido para trabajar. Maravillada por esto, Chloe decidió mandar una carta a las oficinas del buscador mas grande y potente del mundo:

“Querido Jefe de Google:

Mi nombre es Chloe y cuando crezca quisiera trabajar en Google. También quiero trabajar en una fábrica de chocolate y poder nadar en los Juegos Olímpicos. Yo voy a nadar todos los sábados y jueves.

Mi papá me dice que yo me puedo sentar en “bean bags” y en resbaladillas, y montar “go karts” en Google. Me gustan las computadoras y tengo una tablet en donde juego.

Mi papá me dio un juego en donde tengo que mover un robot de arriba hacia abajo en unos cuadros. Él me dijo que sería bueno para mí aprender acerca de computadoras.

Mi papá dijo que me comprará una computadora algún día. Yo tengo siete años y mis maestros le dijeron a mi mamá y papá que soy muy buena en las clases, y que soy buena en mi ortografía, leyendo y en mis sumas. Mi papá dijo que si yo sigo siendo buena y aprendo más, algún día seré capaz de tener un trabajo en Google.

Mi hermana Hollie también es muy inteligente, pero a ella le gustan las muñecas y vestirles. Ella tiene cinco años. Mi papá me dijo que les mandara una aplicación de trabajo para Google. Yo realmente no se que son esas cosas, pero él me dijo que una carta sería suficiente por el momento.

Gracias por leer mi carta, yo solo había mandado una con anterioridad y fue para Papa Noel. Adiós.”

Esta carta fue compartida con Business Insider, quienes también subieron la carta que Sundar Pichai, CEO de Google; le mando a Chloe:

Querida Chloe

Gracias por tu carta. Me alegra saber que te gustan las computadoras y los robots, y espero que continúes aprendiendo de tecnología. Yo creo que si sigues trabajando duro y siguiendo tus sueños, puedes lograr lo que quieras –desde trabajar en Google hasta nadar en los Juegos Olímpicos. Espero recibir tu aplicación de trabajo cuando hayas terminado tus estudios.”

Esta respuesta, ha hecho que la pequeña Chloe este más que decidida en trabajar para Google en un futuro.

Tal ves pienses que el sueño de Chloe es solo eso, un sueño, es posible que no solo llegue a trabajar para Google, sino que además, se acabe convirtiendo en el CEO de la compañía.

 

¿Insulto o comentario? Déjalo aquí

Dejanos un comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí