Los dueños anteriores lo abandonaron en la ciudad de Mogi das Cruzes, en Brasil,  muy cerca de una gasolinera en construcción, y fue entonces cuando Sabrina y su pareja, ambos dueños del negocio, notaron que estaba asustado y perdido, así que hicieron algo realmente admirable.

“Lo adoptamos de inmediato y le dimos todos los cuidados que los animales necesitan. Le compramos comida, una casa de perros y una correa para llevarlo a pasear”

-Sabrina Plannerer.

Llevaron esto aún más lejos, convirtiéndolo en uno de los miembros del equipo de trabajo en su gasolinera e incluso le dieron un carnet de identificación. ¡También porta una gorra de uniforme! Y cuando se trata de un buen servicio al cliente, Negão se merece una estrella conmemorativa, ya que todos los que llegan a llenar combustible terminan adorándolo.

Esperemos que Negão sea una influencia positiva para que otros negocios decidan adoptar.

Quién diría que fue abandonado por sus anteriores dueños

Esta gasolinera le dio una oportunidad laboral

Y también la de pertenecer a una familia

Todos los perritos callejeros se lo merecen… ¡Felicidades Negão!

 

 

¿Insulto o comentario? Déjalo aquí

Dejanos un comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí