Muchas veces los inventos que surgen por casualidad o con otro fin, sin ser el que se busca ni lo se pretende inicialmente, son los que acaban teniendo más éxito. Algunos incluso pueden llegar a cambiar el transcurso de la historia. ¿No te lo crees? Pues atento a este listado que hemos recopilado para que lo veas más claro.

Cocacola

Este refresco comenzó a comercializarse como una medicina. ¡Así es! Se vendía como un remedio para aliviar el dolor de cabeza y combatir las nauseas. Hoy en día es la segunda bebida más consumida de todo el mundo, tan solo por detrás del agua, y está presente en cualquier rincón del planeta.

Viagra

Una farmacéutica estaba investigando un remedio contra la angina de pecho, y para ello utilizó sildenafilo. Tras diversos ensayos clínicos se dio cuenta de que no curaba esta enfermedad, pero sí que producía otro tipo de efectos en los pacientes masculinos.

Penicilina

Alexandre Fleming revolucionó la ciencia y la biología. Cuando estaba investigando una bacteria se dio cuenta de un pequeño error que cometió al dejar fuera un palo de cristal que usó para el cultivo, el cual se había contaminado de un hongo. ¡Pero gracias a ese despiste, se dio cuenta de que la bacteria no podía crecer allí y logró desarrollar la penicilina!

Pólvora

Un alquimista chino del siglo IX estaba buscando el elixir de la eterna juventud, cuando de repente de topó con este explosivo. Como queda evidenciado, el fin que se perseguía y el resultado que se obtuvo eran muy distintos.

 

¿Insulto o comentario? Déjalo aquí

Dejanos un comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí