Para tener un perfecto trago de cóctel o para refrescar las calurosas tardes en verano, algo que no puede faltar en una cocina es el hielo. Compañero perfecto para una refrescante bebida o la forma más rápida para dejar helada una gaseosa.

Sin embargo, lo más probable es que toda tu vida has hecho mal los cubitos de hielo. Muchos pensarán que sólo se trata de colocar agua en una cubetera y esperar que el refrigerador haga su trabajo. Pero lo cierto es que no.

Hay un detalle importante que nadie hace. Para conseguir que el hielo quede compacto, duro y transparente, algo que para el coctelero Javier Caballero son los adjetivos que definen el cubo perfecto, la clave es primero hervir el agua.

“De este modo el oxígeno se escapará y evitaremos los defectos y impurezas que puedan producirse al congelar”, explica Caballero.

Otro aspecto que no hay que descuidar es la cubetera. Siempre es mejor dejar de lado los clásicos moldes de plástico y utilizar de silicona.

-Se desmoldan mucho mejor y el sistema de sacarlo es menos agresivo para el hielo.

¿Insulto o comentario? Déjalo aquí

Dejanos un comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí