Como un país religioso conservador, los Emiratos Árabes Unidos no tienen muchas credenciales cuando se trata de fiesta: bailar en público es ilegal, y en Dubai se necesita una licencia personal para beber alcohol; sin embargo parece que su isla Ras Al Khaimah estará exenta de todas esas restricciones.

Dubai es conocido por ser un lugar de hermosas playas y arquitectura; sin embargo su última incorporación, la isla Ras Al Khaimah, es la perfecta definición de exceso. Dicha isla empezó a construirse en 2013 y en ella no hay una sola propiedad residencial personal, solamente dos megaclubes y clubes frente a la playa, 100 restaurantes y cinco hoteles. Literalmente, lo único que puedes hacer en esta isla artificial es comer, beber y ser feliz.

George Saad, el director de marketing, dijo:

Estamos tratando de hacer el nuevo Ibiza. Un mini Ibiza dedicado exclusivamente para la fiesta. La gente va a poder venir aquí, quedarse en el hotel, irse de fiesta a los clubes en la playa; no hay nada en el mundo que no puedas hacer aquí. Estamos tratando de atraer a los festivales de venir aquí, como el Burning Man

¿Festivales de música en esta isla? ¿Claro que sí!. No estoy seguro de si la vibra que tiene Ras Al Khaimah coincida con los ideales del Burning Man -de hecho, parece ser todo lo contrario-, sin embargo: ¿por qué no?

¿Una isla llena de excesos? Saad dijo: “si bien Dream Island está inspirada en Ibiza, no va a ser tan ‘salvaje’, pues recuerden que es país musulmán y todo será de acuerdo a la ley”. Se espera que Dream Island esté terminada en 2018 a los inversionistas, con un costo de construcción de 2 billones de dólares.

¿Insulto o comentario? Déjalo aquí

Dejanos un comentario
Por favor ingresa tu nombre aquí